Consejos útiles sobre sábanas y fundas nórdicas

La ropa de cama está en contacto con nosotros al menos un tercio de nuestra vida, así es que hacer una buena elección y cuidar de ella con mimo es una tarea indispensable para garantizar un sueño saludable.

Muchas dermatitis y alergias se producen o se agudizan precisamente por una mala selección o cuidado de la ropa de cama. Esa es la razón por lo que lavar la ropa de cama con esmero garantiza un sueño satisfactorio y una mejor salud en personas sensibles.

Para elegir bien la ropa de cama tienes que conocer al menos tres tipos de tejidos para sábanas (también fundas nórdicas).

Sábanas de algodón: la elección de calidad

Si envidias el tacto de las sábanas de los buenos hoteles, suaves pero almidonadas, casi “crujientes”, entonces decántate por sábanas de algodón de buena calidad, como las de algodón egipcio o percal. Es la mejor elección en ropa de cama, y duran mucho tiempo en perfectas condiciones, por lo que compensa la inversión. Son sábanas agradables, que transpiran y de excelente tacto. La ropa de cama de algodón peinado tiene propiedades hipoalergénicas, ya que en su fabricación se han eliminado las impurezas. En contrapartida, se arrugan un poco.

Sábanas con mezcla: no se arrugan

Se trata de sábanas que mezclan algodón con poliéster. Su ventaja es que no se arrugan, ni encogen. Pero el tacto es menos agradable y son menos frescas que las de algodón. Resisten peor los lavados en caliente, y a veces se llenan de bolitas.

Sábanas de lino

Se trata de una tela mucho más resistente que el algodón, no amarillenta con el tiempo y con cada lavado se vuelve todavía más suave. Este tipo de sábanas son un gran conductor del calor debido a su estructura compacta y lisa de sus fibras, por eso son ideales para el verano. Se lavan igual que las de algodón. El único inconveniente es que se arrugan más que las demás, pero con una plancha puesta al máximo de calor y con la ayuda del vapor de la misma, la sábana se alisará sin ningún problema.

 

El cuidado de la ropa de cama no requiere sacrificios especiales, pero conviene conocer esto:

  1. Lava antes del primer uso para eliminar restos de sustancias químicas de la fabricación. El algodón de calidad encoge poco y sólo en el primer lavado, y de hecho, ya viene calculada la merma (+/- 3%). El de peor calidad puede encoger hasta un 12%.
  1. Los ácaros anidan en los colchones y en la ropa de cama. Aspira el colchón y ponle una funda con cremallera. Pon funda también a las almohadas. Es conveniente lavar las fundas una vez al mes.
  2. Cambia la ropa de cama al menos una vez a la semana.
  3. En cuanto a la temperatura del lavado, sigue las indicaciones de la etiqueta. Puedes prescindir del suavizante. Si tu zona es de agua dura (combina mal con el detergente), echa  más producto y lava a 40ºC.
  4. Si añades media  taza de bicarbonato al detergente de la lavadora, desodorizarás las sábanas, darás luminosidad a los colores y blanquearás las sábanas que amarillean.
  5. Seca al sol siempre que puedas. Es el mejor desinfectante y blanqueante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s